Desenmascarando los aditivos: ¿Qué son y cómo impactan en tu salud?

¡Bienvenido a Nutrición y Vida, tu guía esencial para una vida saludable a través de la alimentación y las dietas! En este espacio descubrirás todo lo que necesitas saber para alimentarte de forma consciente y sentirte en plenitud. En nuestro artículo principal "Desenmascarando los aditivos: ¿Qué son y cómo impactan en tu salud?" te adentrarás en el impacto de los aditivos alimentarios en tu bienestar. Prepárate para desafiar tus conocimientos y descubrir cómo cuidar tu salud de manera integral. ¡Sigue explorando y encuentra el camino hacia una alimentación saludable!

Índice
  1. Introducción
    1. ¿Qué son los aditivos alimentarios?
    2. Importancia de conocer el impacto de los aditivos en la salud
    3. El papel de los aditivos en los alimentos procesados
  2. Clasificación de los aditivos alimentarios
    1. Aditivos conservantes
    2. Edulcorantes y potenciadores de sabor
    3. Colorantes y saborizantes artificiales
    4. Estabilizantes y emulsionantes
  3. ¿Cómo afectan los aditivos a la salud?
    1. Efectos de los aditivos en el organismo
    2. Relación entre aditivos alimentarios y enfermedades crónicas
    3. Impacto de los aditivos en la dieta y el metabolismo
    4. Aditivos y alergias alimentarias
  4. Regulaciones y etiquetado de aditivos
    1. Normativas sobre aditivos alimentarios
    2. Requisitos de etiquetado en alimentos procesados
    3. Consejos para identificar y evitar aditivos nocivos
  5. Alternativas saludables en la alimentación
    1. Alimentos naturales vs. alimentos procesados
    2. Estrategias para reducir la ingesta de aditivos
    3. Opciones de alimentos libres de aditivos
  6. Conclusión
  7. Preguntas frecuentes
    1. 1. ¿Qué son los aditivos alimentarios?
    2. 2. ¿Cuál es el impacto de los aditivos alimentarios en la salud?
    3. 3. ¿Cómo identificar los aditivos alimentarios en los productos?
    4. 4. ¿Es posible llevar una dieta saludable evitando los aditivos alimentarios?
    5. 5. ¿Existen aditivos alimentarios seguros para el consumo?
  8. Reflexión final: El impacto de los aditivos alimentarios en nuestra salud
    1. ¡Gracias por formar parte de la comunidad de Nutrición y Vida!

Introducción

En el mundo actual, la presencia de aditivos alimentarios es común en la mayoría de los alimentos procesados que consumimos a diario. Es fundamental entender qué son estos aditivos, cómo impactan en nuestra salud y cuál es su papel en la industria de alimentos procesados. A continuación, exploraremos estos temas para comprender mejor la importancia de tomar decisiones informadas sobre nuestra alimentación.

¿Qué son los aditivos alimentarios?

Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los alimentos con el propósito de prolongar su vida útil, realzar su sabor, mejorar su textura o color, o conservar su frescura. Estos aditivos pueden incluir conservantes, colorantes, edulcorantes, potenciadores del sabor, entre otros. Es importante tener en cuenta que no todos los aditivos son perjudiciales para la salud, pero es crucial comprender el impacto que pueden tener en nuestro organismo.

Los aditivos alimentarios son regulados por las autoridades sanitarias y deben cumplir con normativas específicas que garanticen su seguridad para el consumo humano. Sin embargo, es fundamental para los consumidores estar informados sobre los aditivos que están presentes en los productos que adquieren y conocer su posible impacto en la salud.

Es importante recordar que no todos los aditivos son necesariamente dañinos, y algunos incluso pueden tener beneficios específicos, como la adición de vitaminas o minerales a ciertos alimentos procesados para enriquecer su valor nutricional.

Importancia de conocer el impacto de los aditivos en la salud

Entender el impacto de los aditivos en la salud es crucial para tomar decisiones informadas sobre nuestra alimentación. Algunos aditivos han sido asociados con efectos negativos para la salud, como alergias, intolerancias, hiperactividad en niños, e incluso efectos carcinogénicos en ciertos casos. Por esta razón, es esencial estar al tanto de los aditivos presentes en los alimentos que consumimos y estar informados sobre los posibles riesgos y efectos adversos que podrían tener en nuestra salud.

Además, la exposición constante a ciertos aditivos alimentarios, especialmente aquellos presentes en una amplia variedad de productos procesados, podría tener consecuencias a largo plazo en la salud, por lo que es fundamental comprender su impacto para tomar decisiones conscientes y cuidar de nuestro bienestar a largo plazo.

En este sentido, la educación sobre los aditivos alimentarios y su impacto en la salud es una herramienta poderosa para empoderar a los consumidores a la hora de elegir alimentos que promuevan su bienestar y el de sus familias.

El papel de los aditivos en los alimentos procesados

Los aditivos desempeñan un papel crucial en la industria de alimentos procesados, ya que les permiten conservar su calidad y estabilidad por períodos prolongados, facilitar su distribución a largas distancias y mejorar su apariencia y sabor. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso indiscriminado de aditivos, especialmente aquellos que han sido asociados con efectos adversos para la salud, plantea desafíos significativos en términos de la seguridad y el bienestar de los consumidores.

Es fundamental que los fabricantes de alimentos procesados sean transparentes en cuanto a la inclusión de aditivos en sus productos, proporcionando información clara y comprensible para que los consumidores puedan tomar decisiones informadas sobre su consumo. Del mismo modo, es responsabilidad de las autoridades sanitarias velar por la regulación y supervisión de los aditivos alimentarios para garantizar la seguridad y la salud pública.

Comprender el papel de los aditivos en los alimentos procesados es esencial para evaluar críticamente nuestra dieta y tomar decisiones informadas sobre los productos que consumimos a diario.

Clasificación de los aditivos alimentarios

Aditivos conservantes

Los aditivos conservantes son sustancias que se añaden a los alimentos con el fin de prolongar su vida útil, retrasando la descomposición causada por microorganismos como bacterias, levaduras y mohos. Algunos ejemplos comunes de aditivos conservantes son el ácido sórbico, los nitritos y los nitratos. Estos compuestos pueden encontrarse en productos como embutidos, encurtidos, alimentos enlatados y productos horneados.

El impacto de los aditivos conservantes en la salud ha sido motivo de preocupación, ya que se ha relacionado su consumo con efectos adversos como alergias, hiperactividad en niños y desencadenamiento de asma en algunas personas sensibles. Es importante revisar detenidamente las etiquetas de los alimentos y optar por productos con conservantes naturales o prescindir de ellos siempre que sea posible, priorizando alimentos frescos y no procesados.

La regulación de los aditivos conservantes varía según el país, por lo que es fundamental informarse sobre las normativas locales y estar al tanto de las investigaciones científicas sobre su impacto en la salud.

Edulcorantes y potenciadores de sabor

Los edulcorantes y potenciadores de sabor son aditivos utilizados para endulzar o realzar el sabor de los alimentos y bebidas. Entre los edulcorantes más comunes se encuentran el aspartamo, la sacarina y el ciclamato, mientras que los potenciadores de sabor incluyen el glutamato monosódico (MSG) y la guanilato disódico.

El impacto de estos aditivos en la salud ha generado debate, especialmente en relación con su posible influencia en el desarrollo de enfermedades como la obesidad y la diabetes. Si bien la evidencia científica es mixta, es importante consumir estos aditivos con moderación y dar preferencia a fuentes naturales de dulzor y sabor, como la fruta fresca y las hierbas aromáticas.

Algunas investigaciones sugieren que el consumo excesivo de edulcorantes artificiales puede alterar la percepción del sabor, llevando a una mayor preferencia por los alimentos dulces y contribuyendo así al aumento de peso. Por ello, es fundamental mantener un equilibrio en el consumo de edulcorantes y potenciadores de sabor, priorizando una alimentación variada y equilibrada.

Colorantes y saborizantes artificiales

Los colorantes y saborizantes artificiales son aditivos utilizados para mejorar o modificar el color y el sabor de los alimentos y bebidas. Ejemplos comunes de colorantes artificiales son el tartrazina, el carmín y el amarillo crepúsculo, mientras que los saborizantes artificiales incluyen compuestos como el etil maltol y el metilciclopentenolona.

El impacto de los colorantes y saborizantes artificiales en la salud ha sido objeto de preocupación, especialmente en relación con su posible influencia en la hiperactividad infantil y la sensibilidad en personas con trastornos como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Aunque la evidencia científica es aún limitada, se recomienda limitar la ingesta de alimentos que contengan estos aditivos y optar por alternativas naturales siempre que sea posible.

Es fundamental estar atento a las etiquetas de los alimentos y bebidas, ya que muchos productos procesados contienen colorantes y saborizantes artificiales. Optar por alimentos frescos, orgánicos y sin aditivos es una estrategia efectiva para reducir la exposición a estos compuestos y promover una alimentación más saludable.

Estabilizantes y emulsionantes

Los estabilizantes y emulsionantes son aditivos alimentarios comunes que se utilizan en una variedad de productos procesados para mejorar su textura, consistencia y vida útil. Los estabilizantes ayudan a mantener la homogeneidad de los alimentos, evitando que los ingredientes se separen. Por otro lado, los emulsionantes son responsables de mantener la estabilidad de las emulsiones, es decir, de mezclar ingredientes que normalmente no se mezclarían, como el agua y la grasa. Estos aditivos son ampliamente utilizados en productos como helados, salsas, aderezos y productos horneados.

Algunos ejemplos comunes de estabilizantes son la goma guar, la goma xantana, la carragenina y la lecitina, mientras que los emulsionantes incluyen la lecitina de soja, los mono y diglicéridos, y el polisorbato. Aunque la FDA y otras agencias reguladoras han aprobado el uso de estos aditivos en cantidades seguras para el consumo humano, algunos estudios sugieren que ciertos estabilizantes y emulsionantes podrían tener efectos negativos en la salud, como la inflamación intestinal y la alteración de la microbiota intestinal.

Es importante estar consciente de la presencia de estos aditivos en los alimentos procesados, especialmente si se tiene sensibilidad a ciertos ingredientes. Optar por alimentos con pocos o ningún aditivo es una manera de reducir la exposición a estos compuestos y de fomentar una alimentación más natural y saludable.

¿Cómo afectan los aditivos a la salud?

Un detallado primer plano de productos alimenticios con aditivos artificiales, resaltando sus colores vibrantes y sintéticos. El impacto de los aditivos alimentarios en la salud se ilustra de manera impactante.

Efectos de los aditivos en el organismo

Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los alimentos con el fin de mejorar su sabor, textura, apariencia o conservación. Sin embargo, algunos aditivos pueden tener efectos negativos en el organismo. Por ejemplo, el consumo excesivo de colorantes artificiales ha sido relacionado con problemas de hiperactividad en niños, alergias y otros trastornos de comportamiento. Asimismo, los conservantes como el nitrito de sodio, utilizado en embutidos, han sido vinculados con un mayor riesgo de cáncer de estómago.

Es importante estar consciente de los aditivos que consumimos y sus posibles efectos en la salud, para así tomar decisiones informadas sobre nuestra alimentación.

Algunos aditivos, como el glutamato monosódico (MSG), han generado controversia debido a su posible relación con síntomas de intolerancia en algunas personas. Este aditivo, comúnmente utilizado en alimentos procesados, puede desencadenar dolores de cabeza, sudoración y palpitaciones en ciertas personas sensibles a su consumo.

Relación entre aditivos alimentarios y enfermedades crónicas

Los aditivos alimentarios también han sido asociados con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas. Por ejemplo, el consumo regular de edulcorantes artificiales ha sido relacionado con un mayor riesgo de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. Estos aditivos, al proporcionar un sabor dulce sin aportar calorías, pueden desregular el metabolismo y generar antojos por alimentos dulces, lo que a largo plazo puede contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas.

Además, ciertos aditivos como los nitratos y nitritos, utilizados en la conservación de carnes procesadas, han sido relacionados con un mayor riesgo de cáncer colorrectal. Estas sustancias pueden formar compuestos cancerígenos en el organismo durante la digestión, lo que resalta la importancia de limitar la ingesta de alimentos procesados ricos en estos aditivos.

Es fundamental estar informado sobre los posibles riesgos que conlleva el consumo de aditivos alimentarios, especialmente en el contexto de la prevención de enfermedades crónicas.

Impacto de los aditivos en la dieta y el metabolismo

Los aditivos presentes en los alimentos procesados pueden tener un impacto significativo en la dieta y el metabolismo. Por ejemplo, el consumo regular de alimentos ricos en aditivos como los conservantes y colorantes artificiales puede desplazar el consumo de alimentos frescos y naturales, ricos en nutrientes esenciales para la salud. Esto puede llevar a una dieta desequilibrada, pobre en vitaminas, minerales y antioxidantes, lo que a su vez puede impactar negativamente en el metabolismo y la salud en general.

Además, los aditivos como los potenciadores de sabor y los edulcorantes artificiales pueden condicionar el paladar, generando una preferencia por sabores intensos y dulces, lo que puede dificultar la transición hacia una alimentación más basada en alimentos naturales y poco procesados.

Es crucial considerar el impacto de los aditivos en la dieta y el metabolismo al tomar decisiones sobre nuestra alimentación diaria, con el objetivo de promover la salud y prevenir enfermedades relacionadas con la dieta.

Aditivos y alergias alimentarias

Los aditivos alimentarios son sustancias que se agregan a los alimentos con el propósito de mejorar su sabor, textura, apariencia o vida útil. Sin embargo, algunas personas pueden ser sensibles o alérgicas a ciertos aditivos, lo que puede desencadenar reacciones adversas en su salud. Entre los aditivos que suelen provocar alergias alimentarias se encuentran los sulfitos, que se utilizan como conservantes en alimentos como vinos, frutas deshidratadas y productos de mar. Además, el glutamato monosódico (MSG por sus siglas en inglés), presente en muchos alimentos procesados, es conocido por desencadenar síntomas de alergia en algunas personas sensibles.

Las reacciones alérgicas a los aditivos alimentarios pueden variar desde leves, como picazón en la piel o congestión nasal, hasta severas, como dificultad para respirar o anafilaxia. Es fundamental que las personas con alergias alimentarias conozcan los aditivos presentes en los alimentos que consumen y estén atentas a los posibles síntomas de reacción. La lectura detallada de las etiquetas de los alimentos y la comunicación con los establecimientos de comida son prácticas esenciales para evitar la ingestión de aditivos desencadenantes de alergias alimentarias y proteger la salud.

En el caso de las personas con alergias conocidas, es recomendable evitar los alimentos procesados que contengan aditivos comúnmente asociados con reacciones alérgicas, y optar por alimentos frescos y naturales. Asimismo, es importante buscar el asesoramiento de un profesional de la salud, como un alergólogo o nutricionista, para obtener recomendaciones específicas sobre cómo manejar las alergias alimentarias en relación con los aditivos presentes en la dieta diaria.

Regulaciones y etiquetado de aditivos

Normativas sobre aditivos alimentarios

Los aditivos alimentarios están regulados por diversas normativas en diferentes países. En la Unión Europea, por ejemplo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) evalúa la seguridad de los aditivos antes de su aprobación, y la Comisión Europea establece los niveles máximos permitidos. En Estados Unidos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) regula los aditivos alimentarios bajo la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos.

Estas normativas tienen como objetivo asegurar que los aditivos utilizados en los alimentos sean seguros para el consumo humano y no representen un riesgo para la salud.

Es importante destacar que las regulaciones varían en diferentes partes del mundo, por lo que es fundamental estar informado sobre las normativas locales en materia de aditivos alimentarios.

Requisitos de etiquetado en alimentos procesados

Los fabricantes de alimentos procesados están obligados a incluir en el etiquetado de los productos la lista de aditivos alimentarios que han sido utilizados. Esta información permite a los consumidores conocer qué aditivos están presentes en los alimentos que adquieren y tomar decisiones informadas sobre su consumo.

Además de la lista de aditivos, los fabricantes también deben especificar el nombre o número del aditivo, lo cual facilita la identificación de estos componentes en la lista de ingredientes. Esta transparencia en el etiquetado es fundamental para garantizar que los consumidores tengan acceso a información clara y precisa sobre los aditivos presentes en los alimentos que adquieren.

Los requisitos de etiquetado varían según la normativa de cada país, pero en general, buscan proporcionar a los consumidores la información necesaria para tomar decisiones saludables y conscientes.

Consejos para identificar y evitar aditivos nocivos

Algunos aditivos alimentarios han sido asociados con posibles efectos negativos para la salud, por lo que es importante aprender a identificarlos en el etiquetado de los alimentos procesados. Por ejemplo, el glutamato monosódico (MSG) es un aditivo que puede causar reacciones adversas en algunas personas, por lo que es importante estar atento a su presencia en los productos alimenticios.

Para evitar aditivos nocivos, es recomendable leer detenidamente el etiquetado de los alimentos, priorizar la compra de productos naturales y frescos, y optar por alimentos orgánicos, que suelen tener una menor presencia de aditivos. Asimismo, buscar información fiable sobre los aditivos alimentarios y sus posibles efectos en la salud puede ayudar a tomar decisiones más informadas al momento de elegir qué alimentos consumir.

La educación sobre aditivos alimentarios y sus posibles impactos en la salud es fundamental para promover una alimentación consciente y saludable, permitiendo a los consumidores hacer elecciones que favorezcan su bienestar general.

Alternativas saludables en la alimentación

Una exuberante variedad de frutas y verduras frescas, con colores vibrantes y texturas detalladas. <b>Impacto aditivos alimentarios salud. title="Exquisita variedad de frutas y verduras frescas en detalle">

Alimentos naturales vs. alimentos procesados

Los alimentos naturales, como las frutas, verduras, granos enteros, carnes magras y pescados, son aquellos que no han sido sometidos a procesos de refinamiento o adición de sustancias químicas. Por otro lado, los alimentos procesados incluyen una amplia gama de productos que han sido modificados de su forma original, ya sea a través de la adición de aditivos, la eliminación de nutrientes o la cocción a altas temperaturas. Estos alimentos suelen contener aditivos para mejorar su sabor, textura, color o durabilidad, lo que puede impactar en la salud a largo plazo.

Los alimentos naturales tienden a ser más ricos en nutrientes esenciales como vitaminas, minerales y fibra, mientras que los procesados suelen contener altas cantidades de azúcares añadidos, grasas saturadas, sodio y aditivos artificiales. La incorporación de una mayor proporción de alimentos naturales en la dieta puede contribuir a reducir la ingesta de aditivos y promover un estilo de vida más saludable.

Es importante tomar en cuenta que no todos los alimentos procesados son poco saludables, pero es fundamental leer las etiquetas nutricionales y de ingredientes para identificar aquellos que contienen aditivos no deseados y optar por alternativas más naturales cuando sea posible.

Estrategias para reducir la ingesta de aditivos

Una estrategia efectiva para reducir la ingesta de aditivos es priorizar la compra de alimentos frescos y naturales, como frutas, verduras, carnes magras, pescado, lácteos sin aditivos y granos enteros. Al cocinar en casa, se tiene un mayor control sobre los ingredientes utilizados, lo que permite evitar la incorporación de aditivos no deseados en las comidas.

Además, leer detenidamente las etiquetas de los productos procesados es crucial para identificar la presencia de aditivos y tomar decisiones informadas sobre su consumo. Optar por productos con una lista de ingredientes corta y comprensible, así como evitar aquellos con aditivos artificiales como colorantes, saborizantes y conservantes, puede contribuir significativamente a la reducción de la ingesta de aditivos en la dieta diaria.

Otra estrategia clave es limitar la frecuencia de consumo de alimentos altamente procesados, como snacks, comidas rápidas y productos envasados, que suelen contener una variedad de aditivos para mejorar su sabor, textura y durabilidad. En su lugar, se puede optar por alternativas más naturales y caseras para mantener un equilibrio en la alimentación.

Opciones de alimentos libres de aditivos

Una excelente opción para reducir la exposición a aditivos es elegir alimentos frescos y sin procesar, como frutas y verduras orgánicas, carnes y pescados frescos, huevos, lácteos naturales y granos enteros. Estos alimentos suelen estar libres de aditivos artificiales y ofrecen una amplia gama de nutrientes esenciales para el organismo.

Asimismo, existen cada vez más opciones en el mercado de alimentos procesados que están libres de aditivos, ya sea de forma natural o a través de alternativas con etiquetas limpias que garantizan la ausencia de sustancias químicas artificiales. Buscar productos con sellos de certificación orgánica o sin aditivos añadidos puede ser una manera confiable de incorporar alimentos procesados de alta calidad a la dieta, minimizando la exposición a aditivos no deseados.

Optar por una mayor proporción de alimentos naturales, implementar estrategias para reducir la ingesta de aditivos y seleccionar opciones de alimentos libres de aditivos son pasos fundamentales para promover un estilo de vida saludable y minimizar el impacto de los aditivos alimentarios en la salud.

Conclusión

Es crucial estar informado sobre los aditivos alimentarios y su impacto en la salud. La clave para una alimentación saludable es la conciencia y el conocimiento sobre los ingredientes que componen los alimentos que consumimos. Al hacer elecciones informadas y conscientes, podemos minimizar la exposición a aditivos no deseados y priorizar opciones más naturales y saludables.

Es fundamental leer detenidamente las etiquetas de los productos alimenticios, buscar alimentos frescos y naturales siempre que sea posible, y optar por alternativas orgánicas. Al estar conscientes de los aditivos alimentarios y su impacto, podemos tomar decisiones más informadas en nuestra dieta diaria, promoviendo así un estilo de vida más saludable y equilibrado.

En última instancia, la educación y la conciencia son herramientas poderosas para mejorar la calidad de nuestra alimentación y, por ende, nuestra salud en general.

Preguntas frecuentes

1. ¿Qué son los aditivos alimentarios?

Los aditivos alimentarios son sustancias añadidas a los alimentos con el fin de mejorar su sabor, aspecto, conservación o textura.

2. ¿Cuál es el impacto de los aditivos alimentarios en la salud?

Algunos aditivos alimentarios pueden causar efectos adversos en la salud, como alergias, intolerancias o problemas digestivos.

3. ¿Cómo identificar los aditivos alimentarios en los productos?

En las etiquetas de los alimentos, los aditivos alimentarios suelen estar identificados por su número E, seguido de un código específico.

4. ¿Es posible llevar una dieta saludable evitando los aditivos alimentarios?

Sí, es posible optar por una alimentación basada en alimentos naturales y frescos para reducir la ingesta de aditivos alimentarios.

5. ¿Existen aditivos alimentarios seguros para el consumo?

Sí, algunos aditivos alimentarios han sido aprobados como seguros para el consumo humano tras rigurosos estudios y pruebas de toxicidad.

Reflexión final: El impacto de los aditivos alimentarios en nuestra salud

Los aditivos alimentarios siguen teniendo un impacto significativo en nuestra salud, a pesar de las regulaciones y etiquetados establecidos.

La presencia constante de aditivos en nuestra alimentación nos recuerda la importancia de ser conscientes de lo que consumimos. Como dijo Michael Pollan, "Coma comida. No demasiada. Principalmente plantas. " Michael Pollan.

Invitamos a reflexionar sobre nuestras elecciones alimenticias y a buscar alternativas saludables que promuevan un bienestar duradero para nosotros y para las generaciones futuras.

¡Gracias por formar parte de la comunidad de Nutrición y Vida!

¡Has llegado al final de un artículo que puede cambiar tu forma de ver la alimentación! Comparte este contenido con aquellos que también estén interesados en conocer más sobre los aditivos alimentarios y su impacto en la salud. ¿Te gustaría que investigáramos más sobre otros temas relacionados con la alimentación y la salud? Explora todo nuestro contenido en nutricionyvida.net y déjanos saber tus comentarios y sugerencias. ¿Qué has aprendido sobre los aditivos alimentarios que te ha sorprendido más? ¡Esperamos tus experiencias en los comentarios!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Desenmascarando los aditivos: ¿Qué son y cómo impactan en tu salud? puedes visitar la categoría Alimentos Específicos.

Articulos relacionados:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Este sitio utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Al hacer clic en Aceptar, consientes el uso de todas las cookies. Para más información o ajustar tus preferencias, visita nuestra Política de Cookies.